.

.

miércoles, 19 de julio de 2017

HALCÓN PEREGRINO


El Halcón Peregrino es conocido también como halcón pato, halcón de juego y halcón de patas grandes. Cualquier persona que escuche su nombre asocia éste con su condición viajera y en efecto, es un ave que se encuentra en casi cualquier parte del mundo y puede viajar distancias bastante largas hasta sitios muy alejados de su lugar de origen.
Especie del orden de los falconiformes y de la familia Falconidae. Mide de 34 a 58 centímetros de altura, con una envergadura que está entre el rango de los 74 y 120 centímetros. Su peso está entre 500 y 1500 gramos. Se trata de un ave pequeña en la que la hembra es un 30 por ciento más larga que el macho, incluso es un poco más pesada que él.
Es en general un ave rapaz de brillante plumaje negro azulado en la parte superior del cuerpo y blanquecino en la parte del pecho. La zona inferior a éste posee franjas marrones y la espalda franjas blancas o de color café claro. La cola es corta y cuadrada, y las alas son puntiagudas. Tiene el rostro y las patas de color amarillo, así como las plumas alrededor de los ojos. El pico superior cuenta con una muesca que permite que el ave corte la columna vertebral de su presa al atacarla por el cuello, lo que se convierte en una gran ventaja para esta ave cazadora.

Es un animal ampliamente distribuido alrededor del mundo pues tolera una gran variedad de climas, con excepción de la humedad de las selvas tropicales y la aridez polar de algunas zonas antárticas. Las colonias más alejadas del Ecuador viven en Alaska y Canadá y viajan hasta países del sur de América. Esto no sería posible sin la gran capacidad de adaptación de estas aves.
Habita grandes áreas abiertas en las costas, las montañas, los lagos y las islas, siempre y cuando alberguen alimento en abundancia.
Se le considera el animal más rápido del mundo: puede alcanzar una velocidad de más de 250 kilómetros por hora al perseguir una presa.  Suele cazar otras especies de aves al vuelo y lo hace volando en picada hacia su presa.
Es migratorio y está activo mayormente durante el día. También es muy territorial y defiende con ahínco su comida y su nido, por lo que al hacerlo reacciona de forma agresiva. Más allá de esto, el halcón peregrino es un animal tranquilo.
Su dieta se compone principalmente de aves, y siendo más específicos, de aproximadamente 450 especies norteamericanas. El número total de especies de aves que consume el halcón peregrino supera las 2000 a escala mundial, y entre sus presas favoritas se encuentran patos, gaviotas, palomas, grullas, colibríes, mirlos, estorninos y escribanos.
Es un ave monógama que alrededor de los 3 años de edad está lista para reproducirse. Como una gran cantidad de especies de aves, el cortejo incluye una demostración de vuelo por parte del macho para agradar a la hembra.
Después del apareamiento la hembra deposita 1 huevo cada 48 horas hasta tener de 2 a 6 huevos en el nido. Los huevos eclosionan un mes más tarde aproximadamente, y 35 días después los polluelos ya pueden volar y salir del nido.

A mediados del siglo pasado el halcón peregrino vio seriamente amenazada su permanencia en la Tierra pues estuvo a punto de llegar a la extinción por causa, principalmente, del uso de pesticidas que dañaron su hábitat y a las mismas aves. Por fortuna en la actualidad el número de halcones peregrinos es estable, no se ha reducido.

miércoles, 12 de julio de 2017

ENFERMEDADES ESPIRITUALES


Hace un tiempo encontré este artículo en Internet que ahora comparto con vosotros. Suscribo totalmente las lúcidas reflexiones de su autora sobre los malentendidos y confusiones que pueden ir asociados a la espiritualidad.
¿Realmente pensamos que sólo porque alguien ha estado meditando desde hace cinco años, o hace diez que práctica yoga, va a ser menos neurótico que la persona de al lado? A lo sumo, tal vez será un poco más consciente de ello. Un poco. Es por esta razón por la que pasé los últimos quince años de mi vida investigando y escribiendo libros sobre el cultivo del discernimiento en el camino espiritual en todas las áreas arenosas (poder, sexo, la iluminación, los gurús, los escándalos, la psicología, la neurosis) así como las serias, pero también confusas e inconscientes, motivaciones en el camino.
1. Espiritualidad de comida rápida.
Mezcla la espiritualidad con una cultura que celebra la velocidad, la multi-tarea y la gratificación instantánea y el resultado es probable que sea espiritualidad de comida rápida. La espiritualidad de comida rápida es un producto de la fantasía común y comprensible de que el alivio del sufrimiento de nuestra condición humana puede ser rápido y fácil. Una cosa es clara: la transformación espiritual no se puede tener en una solución rápida.
2. La espiritualidad de imitación.
La espiritualidad de imitación es la tendencia a hablar, vestirse y actuar como nos imaginamos que una persona espiritual lo haría. Se trata de un tipo de espiritualidad que imita la realización espiritual en la forma en que la tela de piel de leopardo imita a la piel real de un leopardo.
3. Motivaciones confusas.
A pesar de que nuestro deseo de crecer es genuino y puro, a menudo se mezcla con otras motivaciones, entre ellas el deseo de ser amado, el deseo de pertenecer, la necesidad de llenar nuestro vacío interior, la creencia de que el camino espiritual nos liberará de nuestros sufrimientos, y la ambición espiritual (el deseo de ser especiales) de ser “mejor que”, y ser “el elegido”.
4. Identificarse con las experiencias espirituales.
En esta enfermedad, el ego se identifica con nuestras experiencias espirituales y las toma como propias, y empezamos a creer que estamos encarnando ideas que han surgido dentro de nosotros en determinados momentos. En la mayoría de los casos, no dura indefinidamente aunque tiende a perdurar por largos periodos de tiempo en los que se creen iluminados y/o que funcionan como maestros espirituales.
5. El ego espiritualizado.
Esta enfermedad ocurre cuando la propia estructura de la personalidad del ego se mezcla arraigada y profundamente con conceptos espirituales e ideas. El resultado es una estructura del ego que es “a prueba de balas.” Cuando el ego se espiritualiza, somos invulnerables a la ayuda, a la nueva información o a la retroalimentación constructiva. Nos convertimos en seres humanos impenetrables y estancamos nuestro crecimiento espiritual, todo ello en nombre de la espiritualidad.
6. La producción en masa de los maestros espirituales.
Hay una serie de tradiciones espirituales de moda en la actualidad que producen personas que creen estar a un nivel de iluminación espiritual, o maestría, que está mucho más allá de su nivel real. Esta enfermedad funciona como una cinta transportadora espiritual: ponte en este resplandor, consigue aquella visión, Y ¡bum! estás iluminado y listo para iluminar a otros en forma similar. El problema no es que estos profesores instruyan sino que se presentan como si hubiesen alcanzado la maestría espiritual.
7. El orgullo espiritual.
El orgullo espiritual se produce cuando el practicante, a través de años de esfuerzo, en realidad ha alcanzado un cierto nivel de sabiduría y usa ese logro para justificar el cierre a más experiencias. Una sensación de “superioridad espiritual” es otro síntoma de esta enfermedad de transmisión espiritual. Se manifiesta como una sutil sensación de que “yo soy mejor que otros, más sabio, y por encima, porque yo soy espiritual.”
8. La mente del grupo.
También se describe como pensamiento de grupo o mentalidad de culto. La mente de grupo es un virus insidioso que contiene muchos elementos de la codependencia tradicionales. Un grupo espiritual tiene acuerdos sutiles e inconscientes con respecto a la forma correcta de pensar, hablar, vestirse y actuar. Los individuos y los grupos infectados con “mente de grupo” rechazan a las personas, las actitudes y circunstancias que no se ajusten a las normas, a menudo no escritas, del grupo.
9. El complejo del pueblo elegido.
Es la creencia de que “Nuestro grupo está más evolucionado espiritualmente, es más potente, inteligente y, en pocas palabras, mejor que cualquier otro grupo”. Existe una importante distinción entre el reconocimiento de que uno ha encontrado el camino correcto, el profesor adecuado, o la comunidad correcta para sí mismos, y el haber encontrado “al elegido”.
10. El virus mortal.
“Yo he Llegado”: Esta enfermedad es tan potente que tiene la capacidad de ser terminal y mortal para nuestra evolución espiritual. Esta es la creencia de que “he llegado” al objetivo final de la senda espiritual. Nuestro progreso espiritual termina en el punto donde se concreta esta idea en nuestra mente, porque el momento en que comenzamos a creer que hemos llegado al final del camino, un mayor crecimiento se detiene.

Una parte fundamental del aprendizaje de discernimiento en el camino espiritual es descubrir la enfermedad del ego y auto-engaño que está en todos nosotros.

viernes, 7 de julio de 2017

AÑO SANTO SANFERMINERO

El Papa Francisco ha declarado el Año Santo Sanferminero, que comienza oficialmente hoy, 7 de julio de 2017 y que se extenderá hasta el 7 de julio de 2018.
Se trata de una de las conmemoraciones que había solicitado el Arzobispado de Pamplona para conmemorar el tercer centenario que se cumple este año desde la construcción y consagración de la capilla de San Fermín en la iglesia de San Lorenzo, en la capital navarra.

El Papa Francisco ha accedido a la petición del Arzobispo Francisco Pérez y ha decretado así un Jubileo por San Fermín. Un Año Santo o Año Jubilar es una de las celebraciones de mayor calado religioso a nivel mundial que se organiza de forma ordinaria o extraordinaria a concesión del Papa. Durante este año la Iglesia concede la indulgencia plenaria, la remisión de los pecados y la penitencia sacramental.
En este caso, se prevé que el Año Santo Sanferminero sea una exaltación del querido mártir por quien se honran las fiestas más conocidas de Pamplona, y unas de las más populares del mundo. Así, está previsto que se realicen peregrinaciones, conciertos, recitales de música, charlas, coloquios y una serie de actos que el Arzobispado y la parroquia de San Lorenzo han dado a conocer previo comienzo del Jubileo.

miércoles, 5 de julio de 2017

HACER QUE LA LUZ VUELVA A TI


Somos energía, somos luz, proyectamos luz…. pero ¿qué ocurre cuando proyectamos toda nuestra luz fuera de nosotros? Que nos quedamos a oscuras… nos quedamos sin energía…Os traemos un texto de Osho para hacer que la luz vuelva a ti, que retorne la energía que proyectas fuera y descubras el poder de cerrar el círculo energético
Lao Tzú, dijo: “Cuando haces que se mueva la luz en un círculo, todas las energías del cielo y la tierra, de la luz y de la oscuridad se cristalizan…”
Tu conciencia fluye hacia afuera -este es un hecho, no hay nada de creencia…Cuando mirás un objeto, tu conciencia fluye hacia el objeto…
Por ejemplo, me miras…entonces te olvidas de ti mismo, te focalizas en mí…tu energía fluye hacia mí, tus ojos apuntan hacia mí…Esto es extroversión…Ves una flor y te encanta, te centras en la flor, te olvidas de ti mismo y solamente estás atento a la belleza de esa flor…
Esto lo conocemos bien, nos pasa en todo momento…Pasa una linda mujer y de repente, tus energías la empiezan a seguir…Conocemos este flujo de luz hacia afuera…
Esta es solamente la mitad de la historia, pero cada vez que fluye la luz hacia afuera, tú caes en el fondo, te olvidas de ti mismo…
Y la luz tiene que volver, para que puedas ser tanto el sujeto como el objeto al mismo tiempo, para que te puedas ver a ti mismo…solamente así se libera el auto conocimiento…

Lo mejor es hacerlo con la persona que amas…mírense a los ojos…Primero empieza mirando al otro y después empieza a sentir que el otro te devuelve la energía: el regalo está volviendo… Vas a sentirte colmado, vas a sentirte bañado, inundado, lleno de una nueva clase de energía…Vas a rejuvenecer, vas a revitalizarte…

martes, 4 de julio de 2017

SIGO AQUÍ

Ayer puse "vacaciones" pero yo no estoy de vacaciones, sigo aquí. Eso sí en vez de estar en la ciudad me he venido a Doña Tecla, con las gallinas y mis perros. Aquí mi Manu se lo pasa genial, pero yo tengo más trabajo.
Pero no importa, porque desayunar debajo  de la noguera no tiene precio.