.

.

jueves, 28 de noviembre de 2013

MUERE LENTAMENTE



Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.
Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su
vestimenta
o bien no conversa con quien no
conoce.
Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino
de emociones,
justamente estas que regresan el brillo
a los ojos y restauran los corazones
destrozados.
Muere lentamente
quien no gira el volante cuando esta infeliz
con su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
detrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos...
¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!

Texto de Pablo Neruda


miércoles, 27 de noviembre de 2013

DAR




Tenemos que acostumbrarnos a dar y a dar lo mejor que poseemos. Evidentemente, ésta no es una filosofía muy extendida. Hemos aprendido sobre todo, a tomar, sólo pensamos en tomar, y sólo nos interesamos en los seres en la medida en que podamos tomar algo de ellos. Yo me sorprendo cuando doy algo a alguien y ellos reaccionan con asombro, incrédulos que les puedas dar algo y que no les pida dinero y es que es, eso, nos hemos acostumbrado a que todo cueste, y por eso tratamos de tomar de los demás, sea lo que sea.
Tenemos que pensar que hay en nosotros, una tierra magnífica, que somos como un jardín en el que cultivamos toda clase de flores y frutos, y que aportamos al mundo entero productos de ese jardín. A causa de este deseo de hacer algo para los demás, se abrirán puertas ante nosotros, todo nos parecerá nuevo y haremos sin cesar nuevos descubrimientos.
Cuando queremos dar, aportar algo a los demás, la vida empieza a brotar en nosotros. Cada acontecimiento tiene una gran casualidad, que sí la analizamos, comprenderemos los beneficios que nos aporta el Dar.

martes, 26 de noviembre de 2013

CAMILLE CLAUDEL


.

Camille Claudel nace en Aisne el 8 de diciembre de 1864. Fue una escultora francesa, hermana del poeta, dramaturgo y diplomático francés Paul Claudel.
Desde su infancia en Champagne, Camille fue una muy apasionada de la escultura; jugaba con el barro y esculpía a las personas que la rodeaban, como a su hermano Paul y a su sirviente Hélène. En efecto, su padre fue trasladado a Nogent-sur-Seine en 1876; allí trabajaba Paul Dubois, Director de la Escuela Superior de Bellas Artes de París, y su discípulo Alfred Boucher. En 1882 llegó a ser aceptada por Paul Dubois. Llegó a París en 1883 con el fin de perfeccionar su arte e ingresa en la academia Colarussi.
Tiene su primer encuentro con Auguste Rodin en 1883, y el año siguiente empieza a trabajar en su taller. Camille posa para él y colabora en la realización de las figuras de la monumental Las Puertas del Infierno. La obra de la escultora, a pesar de ser muy cercana a la de su maestro, tiene su toque personal y femenino, sin ser nunca una copia: por eso, Octave Mirbeau proclamó su genio. Aparte de ser una de sus principales colaboradoras, fue también su amante y compañera durante algunos años; se convirtió en su modelo y su musa, inspirando obras como La Danaïde o Fugit Amor. Se produce entre ambos un clima de colaboración y enfrentamiento que enriquece la labor mutua. A pesar de la pasión, la relación entre Rodin y Camille es complicada, conflictiva y con continuas interrupciones y crisis.
Frecuentaron juntos los ambientes artísticos y culturales más importantes del París de la época y pasaron juntos largos períodos fuera de la ciudad, pero Rodin está unido sentimentalmente a otra mujer, Rose Beuret, a quien no tiene intención de abandonar para casarse con Camille. Esta situación será la inspiración de una de las obras más importantes de Camille: La edad madura. En esta escultura vemos representada la escena de Camille arrodillada y suplicante, dirigiendo sus manos hacia Rodin, quien le da la espalda mientras una mujer medio ángel-medio bruja, que representa a Rose Beuret, se lo lleva.
Una vez rota su relación con el escultor, entra en su vida Claude Debussy, pero también él está unido a otra mujer. Mientras, sus obras alcanzan cierto éxito y aparecen con frecuencia artículos sobre ella en las revistas de arte. En esta época de crisis emocional, Camille se encierra en su taller y se aleja del mundo. En diciembre de 1905 Camille realiza su última gran exposición.
A partir de ahí, sufrirá sucesivas crisis nerviosas que se agudizarán cada vez más y comenzará a destruir sus obras. No tendrá apoyo familiar, ya que su madre y su hermana siguen siendo hostiles a su forma de vida y su hermano Paul está lejos. El único que apoyaba a Camille era su padre, que se negó reiteradamente a internar a su hija como le pedían sus familiares directos.
El 3 de marzo de 1913 muere su padre. El 10 de marzo la internan en el sanatorio de Ville-Evrard y en julio en Montdevergues, manicomio del cual, a pesar de su recuperación y sus lúcidos y desgarrados ruegos a su hermano Paul, nunca saldrá. Encerrada pasará los últimos treinta años de su vida. La familia prohibió que recibiera visitas y nunca fueron a verla. Falleció en 1943 y fue enterrada en una tumba sin nombre, sólo con los números 1943 -n392, en el pequeño cementerio de la institución mental de Montdevergues. A la muerte de Paul Claudel en 1955, se levantó el veto que existía en la familia acerca de Camille y los descendientes quisieron dar una tumba digna a Camille Claudel. Escribieron a Montdevergues solicitando la ubicación exacta de la tumba y la exhumación para su traslado. La institución les contestó que la tumba había desaparecido, ya que la institución había necesitado una serie de ampliaciones y se habían utilizado los terrenos del pequeño cementerio donde se enterraba a los pacientes olvidados por sus familias.

lunes, 25 de noviembre de 2013

LA PIEDRA CENTRAL DEL AMOR INCONDICIONAL SEGÚN LOS INDIOS HOPPI



"Eres único, diferente de todos los otros.
Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio…
No veo error alguno en las cosas que puedas decir, ni hacer, sentir y creer
porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti.
No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón.
No he estado donde tú has estado, ni experimentado lo que has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única.
Te aprecio exactamente como eres,
siendo tu propia y singular chispa de la Conciencia Infinita, buscando encontrar tu propia forma individual de relacionarte con el mundo.
Sin reserva ni duda, te permito cada elección para que aprendas de la forma que te parezca apropiada.
Es vital que seas tu propia persona
y no alguien que yo u otros piensen que “deberías” ser.
En la medida de mi capacidad, sin denigrarme o ponerme en un compromiso,
te apoyaré en eso.
No puedo saber lo que es lo mejor para ti, lo que es verdad para ti o lo que necesitas,
porque no sé lo que has elegido aprender, cómo has elegido aprenderlo, con quien o en qué periodo de tiempo.
Sólo tú puedes sentir tu excitación interna y escuchar tu voz interna,
yo sólo tengo la mía.
Reconozco que, aunque sean diferentes entre sí, todas las maneras de percibir y experimentar las diferentes facetas de nuestro mundo, todas son válidas.
Sin reserva ni duda admito las elecciones que hagas en cada momento.
No emito juicio sobre esto
porque es imprescindible que honre tu derecho a tu evolución individual,
porque esto da poder a ese derecho para mí y para todos los otros.
A aquellos que elegirían un camino que no puedo andar o que no andaría,
y aunque puede que elija no añadir mi poder y mi energía a ese camino,
nunca negaré el regalo de amor que Dios me ha concedido para toda la creación.
Como te amo, así seré amado.
Así como siembro, recogeré.
Sin reserva ni duda, te permito el derecho universal de libre albedrío para andar tu propio camino,
creando etapas o manteniéndote quieto cuando sientas que es apropiado para ti.
No puedo ver siempre el cuadro más grande del Orden Divino
y así no emitiré juicio sobre si tus pasos son grandes o pequeños, ligeros o pesados
o conduzcan hacia arriba o hacia abajo,
porque esto sólo sería mi punto de vista.
Aunque vea que no haces nada y juzgue que esto es indigno, yo reconozco que puede que seas el que traiga una gran sanación
al permanecer en calma, bendecido por la Luz de Dios.
Porque es el derecho inalienable de toda vida el elegir su propia evolución,
y sin reserva ni duda reconozco tu derecho a determinar tu propio futuro.
Con humildad, me postro ante la comprensión de que el camino que veo es el mejor para mí,
eso no significa que sea también correcto para ti,
que lo que yo creo no es necesariamente verdad para ti.
Sé que eres guiado como yo lo soy,
siguiendo tu entusiasmo interno por conocer tu propio camino.
Sé que las muchas razas, religiones, costumbres, nacionalidades y creencias en nuestro mundo
nos traen una gran riqueza y nos procuran los beneficios y enseñanzas de tal diversidad.
Sé que cada uno de nosotros aprende en nuestra manera única para devolver ese amor y sabiduría al todo.
Entiendo que si sólo hubiese una forma de hacer algo,
sólo necesitaría haber una persona.
Apreciaré tu luz interna única
te comportes o no dé la manera en la que considero que deberías, aunque creas en cosas que yo no creo.
Entiendo que eres verdaderamente mi hermano,
aunque puede que hayas nacido en un lugar diferente y creas en diferentes ideales.
El amor que siento es por absolutamente todo lo que ES.
Sé que cada cosa viva es una parte de una conciencia
y siento un amor profundo por cada persona, animal, árbol, piedra y flor,
por cada pájaro, río y océano
y por todo lo que es en el mundo.
Vivo mi vida en servicio amoroso, siendo lo mejor yo que pueda, haciéndome más sabio en la perfección de la Verdad Divina, haciéndome más feliz, más sano, y cada vez más abundante y gozoso.
Aunque a lo largo del camino puede que me gustes,
sienta indiferencia por ti,
o me disgustes,
no voy a dejar de amarte, de honrar tu singularidad y de permitirte ser tú.
Esta es la llave de la paz y armonía
en nuestras vidas y en nuestra Tierra
porque es la piedra central del Amor Incondicional"

jueves, 21 de noviembre de 2013

AMPLIAR LA MIRADA




La persona logra la sabiduría cuando aprende a reconocer su propia ignorancia.
Despierta cuando se da cuenta que está dormida.
Encuentra el camino cuando aprende a vivir sin caminos.
Se hace fuerte al descubrir sus debilidades.
Realiza lo grande, dedicándose a lo pequeño.
Encuentra al Ser cuando deja de ser.
El sabio es el que ha comprendido, no el que ha acumulado.
El sabio posee la fe y está libre de creencias.
El sabio sabe sin pensar, hace sin hacer, dice sin hablar.
Está ausente a lo cálido y a lo frío,
Encuentra el punto medio de todas las cosas,
Mantiene la calma ante las estaciones de la vida.
Todo lo recibe, porque todo lo da.
La persona de conocimiento pasa desapercibida.
Una conciencia Universal, facilita la intuición.
Abiertos de par en par los ojos del alma, amplia la mirada al infinito.
El corazón limpio y enfocado siempre al bien. Inquietud serena y apasionada por el misterio de la vida.
Los sentidos dispuestos a ir más allá de sí mismos.
Las señales se ponen en su camino como escalones hacia un ceremonial.
Son marcas que el Amor ha dejando a su paso.
Sólo las ve si se entregas a la vida, si permite vivir sin rechazarla.
Las encuentra, cuando sin buscarlas, le guía la buena voluntad y la compasión.

MÚSICA