.

.

miércoles, 30 de mayo de 2012

AQUÍ Y AHORA

Sólo existe el momento presente, el instante presente que cuando nos percatamos de él, ya ha pasado.
Si nos conectásemos con el fluir de la vida, aquí y ahora, nos olvidaríamos de preocupaciones futuras o recuerdos pasados.
Hemos olvidado que nuestra única meta es vivir y que vivir lo hacemos todos los días.
Acaba cada día y dalo por terminado, no hay que darle más vueltas.
Sin duda habrá habido errores y absurdos, olvídalos lo antes posible.
Mañana será un nuevo día, empiézalo bien, sin prisas con serenidad y con tanto ánimo que no lo empañen las ñoñerías de ayer.
Cada mañana, nosotros renacemos a la vida con el nuevo día.

martes, 29 de mayo de 2012

PALABRAS

Existen palabras que condensan experiencias, sentimientos, anhelos, incluso una vida. En ocasiones al escuchar palabras como hijo, padre, madre, amigo o especialmente el nombre del ser amado, se evoca y se recrea un universo de recuerdos y emociones, a veces más intenso que la propia realidad.
Hay palabras sencillas, inmediatas, adecuadas, amables, que son un regalo. Otras dichas con espontaneidad, un adiós, un gracias, un por favor, un te quiero pueden iluminar un momento y según qué circunstancias, ser el recuerdo que da sentido a una vida.
A menudo una voz amable y sincera es mucho más terapéutica que un medicamento. Un gesto, una voz adecuada pueden cambiarnos el humor al instante. La palabra nos lleva a la risa, alegría, a la ternura desde lo más inesperado. La palabra sorprende, conmueve, enternece, emociona y de igual manera entristece, enfurece, desanima, por eso hay que tener muy en cuenta la forma de utilizar la palabra.
Las palabras nos pueden curar. Con la palabra podemos hacer nuestra alquimia interior y aliviar dolores, concluir duelos, sanar heridas, convencer miedos, soltar yugos, terminar quizás con esclavitudes interiores y exteriores.
Las palabras son mágicas, maravillosas, son la poesía que siempre nos acompaña.

lunes, 28 de mayo de 2012

CORAJE




¡Los caminos de la vida son inexplicables!
¿Cuál es la mejor actitud ante los cambios, ante las sorpresas...? Respirar y sonreir
Hay sensaciones que es mejor guardarlas en el armario de los buenos recuerdos, y jamás olvidar. Incluyendo las experiencias que  parecen poco positivas, o que no encajan exactamente con lo que esperabamos en ese momento.
Porque todo es un ejercicio para la mente, y para atraer ciertas vivencias para aprender constantemente.
Y cada día es una nueva lección y un nuevo reto para ejercitar  la manera de pensar. 
La felicidad son aquellos momentos, aquellos instantes de paz interna, junto con la alegría hay que buscarla en todo lo que veas, todo lo que sientas. Tratar de buscar el disfrute de ese preciso momento, de lo que estés viendo delante de ti. 
Olvidarse de las cosas que ya sucedieron y que te hacen sentir débil, o poco contento.
Tenemos coraje para ir cada día al trabajo, y respetarnos por cumplir con nuestras obligaciones. Nos sobra el coraje para querer ver más allá, para tratar de sentirnos como deseamos. Tenemos que tratar de hacerlo constante. Desapegarnos de las cosas que nuestro propio interior no nos deja para ver la luz, y apropiarnos del sentimiento que sí es bonito, que sí nos produce buena vibración. Disfrutar de lo que haces, aunque no te apetezca, ya que lo estás haciendo, hazlo con amor. Míralo desde otra forma, enfócalo de forma diferente, trata de querer saber cómo poder dirigir ese pensamiento hacia otro lugar, a un destino diferente. 
Hay que tener coraje para ser feliz... 

jueves, 24 de mayo de 2012

AMOR PLATÓNICO

¿Qué es el amor platónico? ¿Enamorarse de alguien hasta lo más profundo de tu ser y esa persona no tener la menor idea de ello?
Tú estás dispuesto a dar tu vida por ella, si te lo pidieran, pero esa persona no sabe nada de tus sentimientos hacía ella.
Los enamoramientos platónicos se producen la mayor  parte  de ellos en la adolescencia, pero eso no es una regla, porque se puede enamorar una persona de cien años de otra de ciento cinco, vamos a cualquier edad. Pero siempre hablo del amor platónico.
Que maravilloso y bonito cuando te cruzas con esa persona y te sonríe, es lo más extraordinario que te puede pasar, te inunda una inmensa felicidad y sueñas con esa sonrisa durante horas y horas. Escribes el nombre  de la persona por todas partes.
Ese amor es tan idealizado que si en verdad tuviéramos una relación con la persona en sí, quizás nos desenamoraríamos enseguida de ella.
Esa persona de la cual te enamoraste platónicamente cuando tenías catorce o quince o más años, jamás se te olvidará y menos sus ojos,  recuerdas  sus miradas en el transcurso de los años, aún sin ser dirigidas con sentimiento de amor hacía ti, pero tú así lo creíste y te llenaban de ilusión y amor. Amor platónico, ¡Maravilloso!

miércoles, 23 de mayo de 2012

FARO

Los faros son torres edificadas junto al mar, para ayudar a orientarse a los diversos barcos que surcan la mar, y no pierdan el rumbo, sobre todo cuando la mar se pone brava.
Nosotros también deberíamos tener un faro en nuestra vida, para seguir el rumbo y saber donde queremos ir.
En nuestro faro debemos tener el proyecto bien visible y la ilusión y las ganas de llegar a la meta, para hacerlo realidad.
El faro sirve como recordatorio de un viejo principio para una vida esclarecida: el propósito de la vida es una vida con propósito.
Nuestro faro nos debe guiar, y nosotros tener al faro cómo referencia para guiarnos por la vida.
A lo largo de nuestra vida encontramos faros que tomamos como guía y nos ayudan a seguir determinados caminos.
Otras veces somos nosotros mismos los que servimos de faro a los demás. Siempre la luz nos orienta en nuestra vida.

martes, 22 de mayo de 2012

LOLA

Un día de primeros de Agosto de mil ochocientos noventa y cinco. De madrugada con las primeras luces del alba, corría una sombra con un bulto en los brazos, que apretaba contra su pecho, se metía por calles y callejones, siempre mirando en todas direcciones para no ser descubierta. En unos de esos callejones con poca luz, aquella sombra se detuvo delante de una puerta, empujo dicha puerta y esta cedió, sigilosamente la sombra se adentro en un patio con dos puertas y en una de ellas acomodo lo que llevaba en sus brazos, y salió apresuradamente con tanto sigilo como entro.
Joaquina tenía por costumbre madrugar, aquella mañana se levanto y lo primero que hizo fue abrir la puerta de la cocina que daba al patio, al momento se percato que había un bulto de ropa en el suelo, se agacho para mirar, le pareció oír algo como un maullido abrió la ropa y allí estaba lo que ella ya habia empezado a sospechar, una linda criatura recien nacida. Joaquina la cogió en sus brazos, se la paso a la cocina se sento en una silla y miro a ver qué sexo tenía aquella criatura, era niña. Miro entre las ropas por si llevaba alguna cosa, como medallas, algun papel..., pero no, esta no traia nada.
Joaquina ya estaba acostumbrada a estos "regalos" que se encontraba casi siempre de madrugada, con esta niña ya eran cinco las criaturas que le habían dejado. Había criado a cuatro, tres varones y una hembra, pero ahora ya no tenía fuerzas para empezar de nuevo a criar.
Sólo hacía un mes que había enterrado al mayor de aquellos pósitos, un chico de veintitrés años que se había ahogado en un lavajo. Era tanta la pena que sentía, que ni siquiera tener en sus brazos una hermosa niña la alegraba por unos instantes.
Con la niña en sus brazos y antes de que sus hijos se despertasen, salió a la calle, a unos doscientos metros vivía su hermano Juan y su cuñada Josefa, ésta todavía le daba el pecho a su hija de dos años, a si que serviría para alimentar a la nueva criatura.
-¿Dónde vas tan temprano? Pregunto Juan.
-Mira lo que me han dejado. Abriendo la ropa mostro a la niña.
-¿Otro más?
-Sí, pero con éste no me quedo.
-¿Un chico?
-No, una niña.
-¡Josefa! ¡Sal! ¿Y qué vas hacer?
-La llevare al ayuntamiento.
-¡Oh! ¿Te han dejado otro?
-Sí, es una niña, venía a ver si le dabas de mamar.
-Sí, sí, claro que le doy.
Josefa tomo a la niña en brazos, se paso a la cocina se sento y se puso a amamantar a la criatura. Su hija mayor de catorce años entro en la habitación y al ver a su madre dando el pecho a un bebe pregunto.
-¿Es nuestra? ¿la has tenido tu mamá?
-No, se la han dejado a la tía Joaquina.
-¿Nos la vamos a quedar?
-¡No!, claro que no, nosotros ya os tenemos a vosotras tres.
-¡Qué bonita es!. Nos la podíamos quedar mamá.
La noticia corrió por el barrio, a mediodía vino a casa de Juan y Josefa,  una vecina de la misma calle que no tenía hijos, queria que le diesen a la niña.
Juan dijo:
-¿Cómo la vas a  alimentar?, tu no tienes pecho para darle.
-Bueno, si queréis vosotros la tenéis durante los cuatro años que el ayuntamiento da la paga de manutención y después ya me la quedo yo. Ahora como la Josefa le puede dar el pacho, es mejor para la niña.
Juan no hizo nungún comentario y Josefa dijo:
-Vale, en eso quedamos.
A la niña le pusieron Dolores, como la hija mayor de Juan y Josefa que fue la madrina. Como la niña no se iba a quedar con ellos.Para distinguirlas a la niña la llamaban Lola.
Lola se criaba sana y feliz, sus padres y hermanas la adoraban pues era una niña dicharachera y simpática.
La familia vivía en una aldea, donde Juan trabajaba como guarda montes. Todas las tardes salía Lola a esperar a su papá, a unos ochenta metros de la puerta principal de la casa.Una tarde Lola no estaba, a Juan que adoraba a la niña le dio un vuelco el corazón, una angustia se apodero de él, echo a correr hacía la casa.
-¡Josefa! ¡Josefa!
Al entrar en la casa vio a su esposa y a sus tres hijas mayores llorando.
-¿Qué pasa? ¿Dónde está Lola?
-Se la han llevado.
¿Quién?
-Hoy ha cumplido Lola cuatro años.
-¡Ah! no, eso sí que no. Ahora mismo te vas a por ella, si la hemos criado y cuidado durante cuatro años,
también podremos cuidarla el resto de nuestra vida.
Aquella noche en la aldea pocas personas durmieron.
A las cuatro de la madrugada ya tenía Juan, al burro aparejado.
-¡Venga!, mujer es de noche, pero el burro se sabe el camino y enseguida despuntara el alba, yo te acompaño hasta cruzar el monte.
Cuando los primeros rayos del sol estaban empezando a emerger, llegaba Josefa al pueblo. Faltando unos metros para llegar a la casa donde estaba la niña, Josefa la oyó llorar.
Lola al escuchar los pasos del burro.
-¡Mi mamá! ¡Mi mamá! ¡mamaaaá!
La mujer abrió el portón y llorando dijo:
-Lo sabía, lo sabía que no me la ibas a dar.
Josefa cojiendo a la niña en brazos le contesto.
-¿Lloras por una noche que la has tenido? ¿ Mira si la hubieses tenido cuatro años?
Lola volvió a su hogar donde la esperaban su papá y sus tres hermanas y donde recibio  amor y cariño, durante toda su vida.




miércoles, 16 de mayo de 2012

BELLEZA

Ejerce el aliño de tu persona, tanto interior como exterior. Disfruta de emociones saludables, de buenos pensamientos, de actividades meritorias. La enfermedad medra allí donde hay impureza. Pero florecemos en salud cuando prestamos atención al cultivo de la pureza, física, mental, emocional y espiritual.
Practica el desapego. Éste otorga la paz interior precursora de la satisfacción y la relajación, consorte de la buena salud.
No envidies ni censures a nadie. Descansa en tu propio Ser. Bendice todo mientras progresas serenamente por el camino de tu vida.
Muéstrate agradecido... a la vida, a otros. La gratitud abre ventanas por donde penetra la luz del sol de la abundancia divina.
Que tu energía fluya ascendente.
Mira hacia arriba con más frecuencia.
Camina y siéntate con ligereza.
Sonríe con naturalidad y muy frecuentemente.

martes, 15 de mayo de 2012

SONRISAS



Encenderé la lámpera de mis sonrisas y el velo de mi melancólia desaparecerá.
A la luz de mis sonrisas descubriré mi alma, que había permanecido oculta tras las tinieblas acumuladas a través de las edades.
Cuando encuentre a mi mismo, atravesaré todos los corazones con la antorcha de las sonrisas de mi alma.
Mi corazón sonreirá primero, luego mis ojos y mi rostro, y después cada parte de mi cuerpo irradiará la luz de las sonrisas.
Correré entre zarzas de los corazones melancólicos y encenderé una hoguera con todas las tristezas.
Soy el inrresistible fuego de las sonrisas, avivaré mi fuego con la brisa del gozo divino, abriendo una senda de la luz a través de la oscuridad de todas las mentes.
Mis sonrisas transmitirán las sonrisas de Dios y quienquiera que encuentre en mi camino podrá captar el aroma de mi divino gozo.
Brindaré antorchas de fragantes y purificadoras sonrisas a todos los corazones.
Al sonreír aun cuando sea dificil hacerlo, ayudaré a sonreír a quienes lloran.

Paramahansa yogananda

jueves, 10 de mayo de 2012

DE VUELTA A LA LUZ

Estos momentos son tristes y duros para mí y mi familia, por tener a mi padre esperando que parta hacía la Luz, quizás unos de estos días coja una estrella fugaz, como medio de transporte. Con todo el dolor de mi corazón, quiero que lo haga con la mayor tranquilidad posible y el menor sufrimiento.
Me queda el deseo y la esperanza que sea feliz al encontrarse de nuevo  en La Gran Luz, con sus seres queridos.
Aquí, con nosotros siempre estará...

MÚSICA